Phone: +44(0)7731483869 - email: info@beglobaltranslations.com

Be Global Translations’ Blog

Home»freelance»¿Qué es mejor para mí: trabajar como traductor autónomo o en plantilla?

¿Qué es mejor para mí: trabajar como traductor autónomo o en plantilla?

autónomo o en plantilla

Cuando estudiaba en la universidad, la mayoría de los profesores nos dijeron que el camino profesional más frecuente para los traductores era trabajar como autónomos. También mencionaron que era muy difícil llegar a trabajar como traductor en plantilla. Sin embargo, cuando teníamos algunas conferencias o seminarios en los que venían otros traductores autónomos a darnos su opinión y consejos, la mayoría mostró el lado problemático de trabajar como traductor autónomo.

Apenas escuchamos a ningún traductor autónomo decir que era feliz como autónomo ni el lado bueno de ser autónomo. Recuero que después de esos seminarios y conferencias, mi grupo de amigos y yo decidimos no elegir el camino de autónomos e intentar buscar puestos de traductor en plantilla donde pudiéramos usar diferentes idiomas, pero NUNCA como autónomos.

Después de terminar mis estudios, decidí estudiar un Máster, tanto para especializarme dentro de un ámbito que realmente me gustaba y disfrutaba y porque no estaba segura de cómo enfocar mi carrera como traductora.

Después de terminar el Máster, me sentía bastante perdida sobre mi carrera profesional. No sabía por dónde empezar, me daba miedo experimentar el lado malo de la traducción de manera autónoma, de no ser capaz de trabajar como traductora, etc. Ya que me sentía perdida, hice un curso de verano centrado en mostrar diferentes ramas profesionales para traductores, que sinceramente, fue interesante, pero no muy útil (al menos en mi caso).

Un par de meses después, decidí mudarme a Reino Unido. Iba a poder practicar inglés incluso más, vivir en un país de habla y cultura inglesa y, a lo mejor, tener la oportunidad de encontrar un puesto como traductor autónomo. Después de muchos meses intentado encontrar una oportunidad, me di cuenta de que la situación era muy parecida a España. Por lo que llegué a la conclusión de que, en mi caso, si quería trabajar como traductora, tenía que hacerlo trabajando como traductora autónoma (si queréis saber más sobre cómo empecé mi empresa, podéis leerla aquí).

Actualmente, llevo trabajando como traductora autónoma a tiempo completo dos años. Pero, ¿es este camino profesional el adecuado para mí? ¿Qué pasa si aún quiero trabajar en plantilla? ¿Significa que he fracasado?

En la universidad, al menos en la que yo estudié, no nos formaban para ser empresarios, sino traductores y correctores. Cuando empecé mi negocio, no sabía nada sobre el comercio, el marketing, la promoción, Google Analytics, etc. Ahora, después de dos años trabajando como autónoma, puedo decir que probablemente sepa muchas cosas que se aprenden en un MBA. He aprendido mucho, pero aún queda mucho por aprender y no estoy segura de si continuar trabajando como autónoma pueda ayudarme o no.

Recientemente, he visto en las redes sociales muchos traductores autónomos defendiendo el hecho de que los traductores autónomos pueden vivir de su trabajo. Que a veces, es duro, pero se puede hacer. También han mostrado su opinión sobre el enfoque que los profesores y universidades han adoptado mostrando el lado malo de llevar una carrera profesional siendo autónomo.

Personalmente, creo que un traductor autónomo puede vivir de su trabajo. Puede ser duro a veces, pero todo comienzo es difícil. Hay muchos traductores profesionales que combinan sus servicios de traducción enseñando idiomas, intérpretes que también hacen traducciones, correcciones, edición, etc. Pueden vivir de su trabajo, y eso es maravilloso. Les encanta trabajar como autónomos y llevan bien el lado malo del ser autónomo, como pagos tardíos, clientes que no pagan, pagar muchos impuestos, estar al cargo de todo lo que pasa en su negocio, tratar con quejas de clientes, etc. Podemos decir que están más “expuestos”.

Sin embargo, para algunas personas, el tener que lidiar con estos aspectos no les resulta para nada fácil. No se sienten cómodos sin saber cuánto o cuándo les van a pagar, tener que buscar clientes, no saber cómo vender bien sus servicios… Son traductores excelentes, pero no son emprendedores. Prefieren tener unos ingresos estables, una empresa que vaya a lidiar con las quejas y les respalde, un horario fijo, etc.

En mi opinión, no creo que ser autónomo sea mejor que trabajar como empleado, pero creo que estas trayectorias profesionales son buenas para algunas personas pero no para todas. Estoy segura de que hay traductores autónomos que se han hecho autónomos para poder trabajar como traductores, pero que preferirían trabajar en plantilla en una empresa. Y traductores en plantilla que les gustaría probar trabajar como autónomos, pero no se sientes lo suficientemente seguros para intentarlo. Pero no pasa nada.

Todos podemos aprender a cómo lidiar con algunos problemas y superar retos, ¡lo cual es genial! Pero no todo el mundo está hecho para trabajar como traductor autónomo y no todo el mundo está hecho para trabajar en plantilla.

No existe una opción mejor ni peor. Tenemos que escoger la opción que sea mejor para nosotros, para nuestra personalidad, para nuestras fortalezas y debilidades. Y recordad, no pasa nada por cambiar de opinión.

PD: ¡Recuerda suscribirte a la newsletter para recibir dentro de poco un regalo muy especial!

One Response to “¿Qué es mejor para mí: trabajar como traductor autónomo o en plantilla?”

[…] aquellos que no tenemos mesura cuando algo nos gusta de verdad. El otro día leí la entrada “¿Qué es mejor para mí: trabajar como traductor autónomo o en plantilla?” de Virginia Pastor, Be Global Translations, y me dio que pensar esta […]

Leave a Comment